martes, 22 de julio de 2008

Soneto XXIII

Sin ti, sin mí, sin luz ya no seremos: entonces más allá de la tierra y la sombra el resplandor de nuestro amor seguirá vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario